Economía de Madrid


Economía de Madrid

Tras convertirse en la capital de España en el siglo XVI, Madrid fue más un centro de consumo que de producción o comercio. La actividad económica se dedicó en gran medida a abastecer a la población de rápido crecimiento de la ciudad, incluida la casa real y el gobierno nacional, y a oficios como la banca y la publicación.

Un gran sector industrial no se desarrolló hasta el siglo XX, pero a partir de entonces la industria se expandió y diversificó enormemente, convirtiendo a Madrid en la segunda ciudad industrial de España. Sin embargo, la economía de la ciudad ahora está cada vez más dominada por el sector de servicios. Un importante centro financiero europeo, su bolsa de valores es la tercera bolsa de valores más grande de Europa que presenta tanto el índice IBEX 35 como la bolsa de valores adjunta Latibex (con el segundo índice más importante para las empresas latinoamericanas).

Madrid es el 5º Centro de Comercio líder más importante de Europa (después de Londres, París, Frankfurt y Amsterdam) y el 11º del mundo.[19] Es la ciudad de habla hispana líder en creación de páginas web.

Historia económica de Madrid

Como ciudad capital del Imperio español desde 1561, la población de Madrid creció rápidamente. La administración, la banca y la manufactura a pequeña escala centradas en la corte real se encontraban entre las principales actividades, pero la ciudad era más un lugar de consumo que de producción o comercio, aislada geográficamente como estaba antes de la llegada de los ferrocarriles.

El Banco de España es uno de los bancos centrales europeos más antiguos. Originalmente llamado Banco de San Carlos, ya que fue fundado en 1782, luego pasó a llamarse Banco de San Fernando en 1829 y finalmente se convirtió en el Banco de España en 1856. Su sede se encuentra en la calle de Alcalá. La Bolsa de Madrid se inauguró el 20 de octubre de 1831. Su índice bursátil de referencia es el IBEX 35.

La industria comenzó a desarrollarse a gran escala solo en el siglo XX, pero luego creció rápidamente, especialmente durante el período del «milagro español» alrededor de la década de 1960. La economía de la ciudad se centró entonces en industrias manufactureras como las relacionadas con vehículos de motor, aeronaves, productos químicos, dispositivos electrónicos, productos farmacéuticos, alimentos procesados, materiales impresos y artículos de cuero. Desde la restauración de la democracia a fines de la década de 1970, la ciudad ha continuado expandiéndose. Su economía es ahora una de las más dinámicas y diversas de la Unión Europea.

Economía actual de Madrid

Madrid concentra actividades directamente relacionadas con el poder (Administración central y autonómica, sedes de empresas españolas, sedes regionales de multinacionales, entidades financieras) y con el conocimiento y la innovación tecnológica (centros de investigación y universidades). Es uno de los centros financieros más grandes de Europa y el más grande de España. La ciudad cuenta con 17 universidades y más de 30 centros de investigación.  Es la segunda metrópolis de la UE por población y la tercera por producto interior bruto.  Entre los principales empleadores se encuentran Telefónica, Iberia, Prosegur, BBVA , Urbaser, Dragados y FCC.

La Comunidad de Madrid, la región que comprende la ciudad y el resto de municipios de la provincia, tuvo un PIB de 220.000 millones de euros en 2017, lo que equivale a un PIB per cápita de 33.800 euros. En 2011, la ciudad en sí tenía un PIB per cápita un 74 % superior al promedio nacional y un 70 % superior al de los 27 estados miembros de la Unión Europea, aunque un 11 % por debajo del promedio de las 10 principales ciudades de la UE. Aunque alberga a poco más del 50 % de la población de la región, la ciudad genera el 65,9 % de su PIB. Tras la recesión que comenzó en 2007/8, la recuperación estaba en marcha en 2014, con tasas de crecimiento previstas para la ciudad de 1,4 % en 2014, 2,7% en 2015 y 2,8% en 2016.

La economía de Madrid se ha basado cada vez más en el sector servicios. En 2011 los servicios representaron el 85,9% del valor añadido, mientras que la industria aportó el 7,9% y la construcción el 6,1%. No obstante, Madrid sigue ocupando la posición de segundo centro industrial de España después de Barcelona, ​​especializándose especialmente en la producción de alta tecnología. Tras la recesión, se prevé que los servicios y la industria vuelvan a crecer en 2014 y la construcción en 2015.


 

David
Author: David