Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas


Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas

Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, comúnmente conocido como Aeropuerto de Madrid-Barajas , es el principal aeropuerto internacional que sirve a Madrid en España . Con una superficie de 3050 ha (7500 acres), es el segundo aeropuerto más grande de Europa por tamaño físico detrás del aeropuerto de París-Charles de Gaulle.

En 2019, 61,8 millones de pasajeros viajaron por Madrid-Barajas, lo que lo convierte en el aeropuerto con más tráfico del país y el sexto de Europa.

El aeropuerto abrió sus puertas en 1931 y se ha convertido en uno de los centros de aviación más importantes de Europa. Dentro de los límites de la ciudad de Madrid, se encuentra a 9 km (6 millas) del distrito financiero de la ciudad ya 13 km (8 millas) al noreste de la Puerta del Sol o Plaza Mayor de Madrid, el centro histórico de Madrid.

El nombre del aeropuerto deriva del distrito adyacente de Barajas, que tiene su propia estación de metro en la misma línea ferroviaria que da servicio al aeropuerto. Barajas sirve como puerta de entrada a la Península Ibérica desde el resto de Europa y el mundo y es un vínculo clave entre Europa y América Latina.

Tras la muerte del ex presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, en 2014, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes de España anunció que el aeropuerto pasaría a llamarse Aeropuerto Adolfo Suárez, Madrid-Barajas.

El aeropuerto es el hub principal y la base de mantenimiento de Iberia y Air Europa. En consecuencia, Iberia es responsable de más del 40% del tráfico de Barajas. El aeropuerto cuenta con cinco terminales de pasajeros: T1, T2, T3, T4 y T4S.

Primeros años

El aeropuerto fue construido en 1927, abriéndose al tráfico aéreo nacional e internacional el 22 de abril de 1931, aunque dos años después se iniciaron operaciones comerciales regulares. Se construyó una pequeña terminal con capacidad para 30.000 pasajeros al año, además de varios hangares y el edificio del Avión Club. El primer vuelo regular lo estableció Líneas Aéreas Postales Españolas (LAPE) con su ruta a Barcelona. En la década de 1930, los vuelos comenzaron a atender algunos destinos europeos y africanos, los primeros vuelos internacionales desde el aeropuerto.

Originalmente, el campo de vuelo era un gran círculo bordeado de blanco con el nombre de Madrid en su interior, sin asfaltar, formado por terreno cubierto de césped natural. No fue hasta la década de 1940 que se pavimentó el campo de vuelo y se diseñaron nuevas pistas. La primera pista que entró en funcionamiento en 1944 tenía 1.400 metros de largo y 45 metros de ancho. A fines de la década, el aeropuerto contaba con tres pistas, ninguna de las cuales existe en la actualidad. A fines de la década de 1940, comenzaron los vuelos regulares a América Latina y Filipinas.

En la década de 1950, el aeropuerto acogió a más de medio millón de pasajeros, aumentó a cinco pistas y comenzaron los vuelos programados a la ciudad de Nueva York. La Terminal Nacional, actualmente T2, comenzó a construirse en 1954 y se inauguró ese mismo año. En el Plan de Aeropuertos de 1957, el Aeropuerto de Barajas está clasificado como aeropuerto internacional de primera clase. Ya en la década de 1970 aterrizaban en Barajas grandes aviones y el crecimiento del tráfico, principalmente como consecuencia del turismo, superaba las previsiones. A principios de la década, el aeropuerto alcanzó los 1,2 millones de pasajeros, el doble de lo previsto en el Plan de Aeropuertos de 1957.

En los años 70, con el auge del turismo y la llegada del Boeing 747, el aeropuerto alcanzó los 4 millones de pasajeros y se inició la construcción de la terminal internacional (actual T1). En 1974, Iberia, L.A.E. introdujo el servicio de lanzadera entre Madrid y Barcelona, ​​un servicio con múltiples frecuencias diarias y disponible sin reserva previa.

La Copa Mundial de la FIFA de 1982 trajo consigo una importante expansión y modernización de las dos terminales existentes del aeropuerto.

En la década de 1990, el aeropuerto se expandió aún más. En 1994 se construyó la primera terminal de carga y se renovó la torre de control. En 1997 inauguró el Muelle Norte, que se utiliza como terminal exclusiva para los vuelos Schengen de Iberia. En 1998 inauguró una nueva torre de control de 71 m de altura y luego en 1999 inauguró el nuevo Muelle Sur, lo que implica una ampliación de la terminal internacional. Durante este tiempo, la distribución de las terminales cambió: el muelle sur y la mayor parte de la Terminal Internacional pasó a llamarse T1, el resto de la Terminal Internacional y Terminal Doméstica pasó a llamarse T2 y el muelle norte se llamó T3.

En noviembre de 1998 entró en servicio la nueva pista 18R-36L (en sustitución de la anterior 18-36), de 4.400 m de longitud, una de las mayores de Europa en proyecto de ampliación denominada Major Barajas. En el año 2000 comenzó la construcción de las nuevas terminales T4 y su satélite, la T4S, diseñadas por los arquitectos Antonio Lamela, Richard Rogers y Luis Vidal. También se construyeron dos pistas paralelas a las existentes.

Desarrollo desde la década de 2000

Las nuevas terminales y pistas se completaron en 2004, pero no estuvieron en servicio hasta el 5 de febrero de 2006.

La Terminal 4, diseñada por Antonio Lamela, Richard Rogers y Luis Vidal, (equipo ganador del Premio Stirling 2006) y TPS Engineers, (equipo ganador del Premio IStructE de Estructuras Comerciales 2006), fue construida por Ferrovial y inaugurado el 5 de febrero de 2006. La Terminal 4 es una de las terminales aeroportuarias más grandes del mundo en términos de área, con 760.000 metros cuadrados (8.180.572 pies cuadrados) en estructuras separadas del lado tierra y del lado aire. Consta de un edificio principal, T4 (470.000 m2) y un edificio satélite, T4S (290.000 m2), separados aproximadamente 2,5 km. La nueva Terminal 4 está diseñada para que los pasajeros comiencen su viaje sin estrés. Esto se logra mediante un uso cuidadoso de la iluminación, con paneles de vidrio en lugar de paredes y numerosos tragaluces que permiten la entrada de luz natural a la estructura. Con esta nueva incorporación, Barajas está diseñado para manejar 70 millones de pasajeros anuales.

Durante la construcción de la Terminal 4, se construyeron dos pistas más (15L/33R y 18L/36R) para facilitar el flujo de tráfico aéreo que llega y sale de Barajas. Estas pistas se inauguraron oficialmente el 5 de febrero de 2006 (junto con las terminales), pero ya habían sido utilizadas en varias ocasiones con anterioridad para probar maniobras de vuelo y tráfico aéreo. Así, Barajas pasó a tener cuatro pistas: dos en eje norte-sur y paralelas entre sí (separadas 1,8 km) y dos en eje noroeste-sureste (y separadas 2,5 km). Esto permitió despegues y aterrizajes simultáneos en el aeropuerto, permitiendo 120 operaciones por hora (un despegue o aterrizaje cada 30 segundos).

Las terminales 1, 2 y 3 son terminales adyacentes que albergan las aerolíneas SkyTeam y Star Alliance. La Terminal 4 es el hogar de Iberia, su franquicia Air Nostrum y todas las aerolíneas asociadas de Oneworld. Los números de puerta son continuos en las terminales 1, 2 y 3 (A1 a E89), pero están numerados por separado en la terminal 4 (H, J, K y M, R, S, U en el edificio satélite).

El servicio de transporte aéreo Madrid-Barcelona, ​​conocido como «Puente Aéreo» (en español), literalmente llamado «Air Bridge», solía ser la ruta más transitada entre dos aeropuertos de la UE con 55 vuelos diarios en 2012. El horario se ha reducido desde la inauguración en febrero de 2008 de la línea ferroviaria de alta velocidad Madrid-Barcelona que cubre el trayecto en 2+1⁄2 horas. Posteriormente, la ruta ha sido superada por Londres-Dublín y París-Toulouse.

En la mañana del 30 de diciembre de 2006, se produjo una explosión en el módulo D del edificio de estacionamiento adjunto a la Terminal 4. Las autoridades recibieron una amenaza de bomba aproximadamente a las 8:15 hora local (7:15 GMT), y la persona que llamó afirmó que un coche bomba transportado con 800 kg de explosivo explotaría a las 9:00 hora local (8:00 GMT). Después de recibir la advertencia, la policía pudo evacuar parte del aeropuerto. Más tarde, una llamada anónima afirmó que ETA se atribuye la autoría del atentado. Producto de la explosión murieron dos ecuatorianos que dormían en sus autos. Todo el módulo D del aparcamiento fue arrasado creando unas 40.000 toneladas de escombros. Los trabajadores tardaron seis días en recuperar el cuerpo de la segunda víctima de entre los escombros.

En 2007, el aeropuerto procesó más de 52 millones de pasajeros. Barajas fue elegido «Mejor aeropuerto» en los premios Condé Nast Traveler Reader Awards de 2008.

En diciembre de 2010, el gobierno español anunció planes para licitar el aeropuerto de Madrid-Barajas a empresas del sector privado por un período de hasta 40 años.

El 27 de enero de 2012, Spanair suspendió todos los vuelos que afectaban a Madrid-Barajas así como otras conexiones nacionales e internacionales[19]. El 20 de septiembre de 2012, ambas pistas 15/33 pasaron a llamarse 14R/32L (la más larga) y 14L/32R (la más corta).

El 1 de agosto de 2015 aterrizó en Madrid-Barajas el primer vuelo regular de un Airbus A380 en un servicio diario a Dubái de Emirates.

Tras la muerte del ex presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, en 2014, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes de España anunció que el aeropuerto pasaría a llamarse Aeropuerto Adolfo Suárez, Madrid-Barajas. Este cambio de nombre busca reconocer el papel de Suárez como primer presidente del Gobierno de España tras la restauración de la democracia y su participación clave en la transición democrática tras la dictadura de Francisco Franco.

A finales de 2018 y principios de 2019, Iberia renovó sus dos salas de la Terminal 4, las salas Dalí y Velázquez.

En diciembre de 2019, el operador del aeropuerto Aena anunció planes para ampliar y renovar significativamente las instalaciones existentes, aumentando su capacidad anual de 70 a 80 millones de pasajeros y cerrando la brecha arquitectónica entre las Terminales 1, 2 y 3 originales y la Terminal 4 más nueva. El proyecto tiene un presupuesto de 750 millones de euros y está previsto que se ejecute en el período de 2022 a 2026.


 

Deja un comentario