Economía informal o sumergida por géneros


Economía informal o sumergida por géneros

En los países en desarrollo, la mayor parte de la mano de obra femenina no agrícola se encuentra en el sector informal. La representación femenina en el sector informal se atribuye a una variedad de factores. Uno de esos factores es que el empleo en el sector informal es la fuente de empleo más fácilmente disponible para las mujeres. Un estudio de 2011 sobre la pobreza en Bangladesh señaló que las normas culturales, el aislamiento religioso y el analfabetismo entre las mujeres en muchos países en desarrollo, junto con un mayor compromiso con las responsabilidades familiares, impiden que las mujeres ingresen al sector formal.

Las ocupaciones principales en el sector informal incluyen trabajadores a domicilio (como trabajadores subcontratados dependientes, productores independientes por cuenta propia y trabajadores no remunerados en empresas familiares) y vendedores de la calle, que se clasifican ambos en el sector informal. Las mujeres tienden a constituir la mayor parte del sector informal, y a menudo terminan en los segmentos más erráticos y corruptos del sector. En la India, las mujeres que trabajan en el sector informal a menudo trabajan como traperos, trabajadoras domésticas, culis, vendedoras, esteticistas, obreras de la construcción y trabajadoras de la confección.

Según un estudio de 2002 encargado por la OIT, la conexión entre el empleo en la economía informal y la pobreza es más fuerte para las mujeres que para los hombres. Mientras que los hombres tienden a estar sobrerrepresentados en el segmento superior del sector informal, las mujeres sobrepoblan el segmento inferior. Es más probable que los hombres realicen operaciones a gran escala y se ocupen de artículos no perecederos, mientras que pocas mujeres son empleadores que contratan a otros. En cambio, es más probable que las mujeres participen en operaciones de menor escala y comercialicen alimentos. Las mujeres están infrarrepresentadas en los puestos de trabajo de mayores ingresos en la economía informal y sobrerrepresentadas en las situaciones de menores ingresos. Como resultado, la brecha de género en términos de salario es mayor en el sector informal que en el formal. Los mercados laborales, las decisiones de los hogares y los estados propagan esta desigualdad de género.


 

Deja un comentario